Individualización

Enlace a VIDEO: https://www.youtube.com/watch?v=VaTO5bTnRR0

La niña o el niño llama al adulto a que lo individualice. Este llamado se iluminará en sus palabras, en su rostro, en sus gestos, en su silencio.

En su llamado, invitará al adulto a la presencia. Lo hará de forma excepcional, preguntando, con los ojos bien abiertos… jugando… imaginando personajes, situaciones, mundos y paisajes. La pregunta, el juego y la imaginación, lo elevarán y mostrarán aquello que le está pasando, sintiendo, sus ideas, lo que le entusiasma y conmueve.

Y el adulto, atento a la niña o al niño, responderá a ese llamado. ¿Cómo?

Viajando por el mundo que se despliega en las preguntas, juegos e imaginación de la niña o el niño; al hacerlo, reconocerá al ser excepcional que es y estará dando testimonio de que su existencia es única e importante. Así será como el adulto responderá a su llamado; así será como individualizará a la niña o al niño.

Y cada vez que el adulto lo individualice, reforzará, en la niña o el niño, la confianza en sí y en el mundo en que existe, confianza que lo invitará a explorar y recrear su mundo, confianza que tendrá una influencia fundamental en su convivencia, salud mental y aprendizajes… en el bien-estar que alcanzará en su existencia.