A mis hijos Juan Carlos y José Miguel

Me siento afortunada de la vida que he tenido, el matrimonio me regaló dos hijos con una diferencia de siete años, lo que me permitió disfrutar de las distintas etapas de su desarrollo, sus balbuceos, primeros pasos, sus sonrisas, sus llantos, sus travesuras, cariños y sencillos regalos; pude llevarlos a su primer día de clases, acompañarlos en la enseñanza básica, media, estudios superiores, verlos llegar a la meta y ser profesionales. El mejor regalo ha sido disfrutar de su presencia y atenciones; ellos han completado mi vida, son adultos, sin embargo siempre serán mi Juan Carlitos y mi José Miguelito, sin importar la edad que tengan, son parte de mis tesoros, me han permitido realizarme como mamá, estoy feliz y orgullosa de ser su mamá. Gracias por tenerlos queridos hijos.