Cierre

…Y si un día lo escuchara en aquello que me duele y si lo intentara con la excusa de su necesidad de conocer o al menos saber quién fue (o es) su abuelo? Y si un día dejara de alejarme de aquello que nadie ya alcanzaría a cerrar?
Una necesidad vital de explicarse su procedencia más allá de nosotros, sus padres, me llevó a buscarle y buscarme respuestas, sus respuestas, mis respuestas… Le prometí que esta vez sí lo intentaría hasta lograr algo, lo que fuese, una foto, un lugar, algo que le ayudara a cerrar y que me ayudara a cerrar.
Así fue como un día en pandemia llegó hasta mi casa, a sus 90 años, mi padre, aquel que siempre estuvo y que nunca estuvo. Así… un encuentro jamás pensado, sin juicios, sólo con el corazón y la mente adulta y sana, la de ahora una mujer resuelta en la vida, en paz.
Gracias hijo por cerrar un capítulo inconcluso en mi vida, por más de 43 años y en la tuya, por 11.
Te amo!