Mi nieto Gabriel Andrés

Cuando supe que mi hijo mayor sería papá la alegría fue inmensa; muy pronto seria abuelita. Le compré un libro titulado «Con el cariño de la abuela», para que se lo leyeran sus padres cuando estuviera más grande. Le escribí una canción y la guardé en secreto. El momento llegó. Nació un lindo niño que llamaron Gabriel. Disfruté verlo crecer, su cariño y sus atenciones. Le gustaba salir a pasear, a tomar once, almorzar. Siempre fue especial. En una ocasión yo no estaba bien de salud, él tenía cuatro años; me miró y me dijo: «abuelita, duerma, yo la cuido». Se habían invertido los roles. Él ha crecido; actualmente tiene 17 años, es cariñoso y atento. Cuando tenía 16 años le canté la canción que le había escrito; fue una sorpresa para él, su papá y su tata Juan. Muy contento y agradecido me dio un gran abrazo. Es mi regalón y cuenta conmigo siempre. Deseo que sea Feliz, que disfrute los momentos y que sea una buena persona; él sabe que lo adoro. El es mi Gabrielito.