Para Antonio y Jesús

Mis dos pequeños nacieron en dos primaveras distintas, pero en ellos siento un aroma muy parecido a flores. Ellos son distintos, de muchas formas, no sólo sus ojos y parece que uno será más travieso porque ya ha roto algunas cosas, pero entre los dos hay algo que me ha ayudado a acercarme a su padre, a las cosas, a mi cuerpo. Desde que llegaron a mi vida, todas las cosas que tocan tienen luz.