Patitas con piñén

Patitas con piñén

Estaba de turno en la Maternidad, cuando una paciente me llamó desde su cama.
Yo la conozco, me dijo, Ud. es la Matrona Nancy que trabajó en Batuco. Cuando yo estaba en 2º. Básico me enseñó como lavarme el potito y que nadie que no fuera mi mamá tocara mi cuerpo…
Yo pensé cuál de todas esas pequeñas había sido quien tenía enfrente, esas preciosas niñas olor a humo y patitas con piñén, esas delgadas pajaritas que volaban por sus colaciones al comedor escolar, a las que sentí la necesidad de instruir en como asearse con un mínimo de dignidad, sabiendo que en los hogares con suerte tenían un lavatorio para todos, para secarse cualquier trapo servía, la privacidad era nula, y el hacinamiento inquietante.
Tomadas de las manos lloramos recordando la pobreza extrema, las enormes carencias, y el silencio…el silencio del miedo que imponía la dictadura.
Tengo 2 hijitas me dijo, y les cuento como fue mi niñez en Batuco y les enseño a cuidarse, igual como Ud. me enseñó a mi….
Las emociones que llenaron mi corazón ese día, me acompañaran por siempre.

Nancy Olivero León
Matrona Consultorios Lampa y Batuco 1981- 1990